El angel de la caída de Babilonia: Jerusalén

EL ANGEL DE LA CAÍDA DE BABILONIA JERUSALÉN LA DEL AÑO 70 D.C.

Dr. Rey Estrada - Instructor de escatología realizada  

1. Leemos en Apocalipsis 14:8 “Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación”.

2. La caída de Babilonia estaba profetizada en Isaías 21:9 “y he aquí vienen hombres montados, jinetes de dos en dos. Después habló y dijo: Cayó, cayó Babilonia; y todos los ídolos de sus dioses quebrantó en tierra”. Apocalipsis 18:2 lo confirma “Y clamó con voz potente, diciendo: Ha caído, ha caído la gran Babilonia, y se ha hecho habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible”.

2. Hemos estudiado que en Apocalipsis 14 Juan veo a tres ángeles: 1)- es el ángel del evangelio eterno que es un evangelio de juicio, 2)- es el ángel de la caída de Babilonia, 3)- es el ángel del cáliz de la ira de Dios.

3. Hoy vamos a estudiar al ángel de la caída de Babilonia. Babilonia siempre fue algo adversario a los planes de Dios. Esta ciudad estuvo situada junto al río Eufrates y allí nació un sistema religioso totalmente contrario a Dios. 

4. En Apocalipsis 14:8 Juan anticipa la caída de Babilonia y en Apocalipsis 17 y 18 describe los detalles como Dios juzgó todo lo que Babilonia representó. La repetición en Apocalipsis 14:8 ¡Ha caído, ha caído Babilonia! Estaba sugiriendo un carácter inminente en los días de Juan de la destrucción de Babilonia y ese juicio es contemplado como algo seguro.

5. La expresión ¡ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación! Sugirió la intoxicante influencia de los vicios de aquella ciudad sobre las naciones de la tierra. Esta influencia maligna es la que provocó el derramamiento de la ira de Dios y al final de la gran tribulación, la destrucción tanto de la ciudad como del sistema representado por esa ciudad.

6. La caída de Babilonia es similar a la endecha que Amós 5:2 cantó contra Israel: “Cayó la virgen de Israel, y no podrá levantarse ya más; fue dejada sobre su tierra, no hay quien la levante”. Observa que la caída de Babilonia es clara representación de la caída de Jerusalén, porque ese destino fue la consecuencia de su pecado y de su degradación moral en el primer siglo.

7. El énfasis de Juan es que esa ciudad se hizo como lo registra Apocalipsis 18:2 “habitación de demonios” y “guarida” de todo “espíritu inmundo” y “albergue de toda ave inmunda y aborrecible”. ¿Quién fue en los días de Juan esta ciudad de babilonia? Apocalipsis 17:5,6 dice “y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA. 6Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos, y de la sangre de los mártires de Jesús; y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro”. Observa que esta ciudad de Babilonia es representada aquí por una mujer ebria que en su frente tiene un nombre, un misterio “Babilonia la madre de las rameras”, ¿De qué estaba ebria? De la sangre de los santos y de los mártires de Jesús. 

8. Observa lo que el Señor Jesús dijo de Jerusalén en Mateo 23:37 “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas, y apedreas a los que te son enviados!...”. El V:34-36 afirma “Por tanto, he aquí yo os envío profetas y sabios y escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad; 35para que venga sobre vosotros toda la sangre justa que se ha derramado sobre la tierra, desde la sangre de Abel el justo hasta la sangre de Zacarías hijo de Berequías, a quien matasteis entre el templo y el altar. 36De cierto os digo que todo esto vendrá sobre esta generación”. Entonces, la asesina de profetas, de sabios, de escribas fue la ciudad de Jerusalén. Sobre ella Jesús profetizó en el año 33 ½ que vendría toda la sangre justa desde Abel y que no pasaría aquella su generación hasta que todo eso se cumpliera como se cumplió en el año 70 d.C. que fue su caída. Jerusalén fue la babilonia de Apocalipsis.

9. Recordemos que Apocalipsis fue escrito para las 7 iglesias del Asia menor, ellas fueron los 7 candeleros de Dios en ese continente, y observa lo que se oyó del cielo en Apocalipsis 18:4 llamando a las 7 iglesias o a su pueblo a salir de Babilonia que fue el seudónimo que se le dio a Jerusalén, “Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas”.

10. ¿Por qué se le ordena al pueblo de Dios que vivía dentro de Jerusalén a salir de ella? Porque ya estaba sentenciada a destrucción y a muerte, en Lucas 21:22 leemos que Jesús les había anunciado a sus apóstoles que cuando vieran a Jerusalén rodeada de ejércitos, supieran que su destrucción había llegado, y por eso, debían huir a los montes.

11. La orden al pueblo de Dios en Jerusalén no era quedarse, era huir o salir, para que no se hicieran partícipes de sus pecados, y no recibieran de sus plagas.

12. El historiador Flavio Josefo escribió que Jerusalén poseía la riqueza más envidiable. Cuando la ciudad fue capturada, el inventario de los despojos del templo fue tomado y el oro, plata, piedras preciosas, púrpura, escarlata, canela, especias, ungüentos e incienso fueron mostrados y llevados en procesión por las calles de Roma en el triunfo de Vespasiano y Tito en el 70.

13. La apostasía de Jerusalén se volvió tan grande que su juicio era irrevocable. El abandono de Israel y la perversión de su llamado como maestro-sacerdote para las naciones fue la razón de su destrucción. Jerusalén antes del 70 estaba fornicando su llamado con las naciones, con los reyes, y con los mercaderes, prostituyendo sus dones en vez de guiar a las naciones hacia el reino para atraer a las multitudes a su rey Jesús.

14. Jerusalén fue la ciudad de los mercaderes, cada día aumentaban las actividades comerciales alrededor del Templo. Recordemos que Jesús ya había sacado del templo a los comerciantes que habían hecho de ese lugar santo una guarida de ladrones.

15. Fíjate, que Apocalipsis 18:7 dice que ¡Jerusalén! Cuyo pseudónimo profetizo es Babilonia, dice “se ha glorificado, y ha vivido en deleites; tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada como reina, y no soy viuda, y no veré llanto”, ¿Y qué le pasó en un solo día? El V:8 dice que le vino plagas, muerte, llanto y hambre, fue quemada con fuego, porque poderoso es Dios el Señor, que la juzgó (en el año 70 d.C.).

16. Ahora, observa, ¿Qué hicieron en el 70 los que comerciaron con Jerusalén? El V:9 dice que “los reyes de la tierra que fornicaron con ella, y con ella vivieron en deleites, lloraron e hicieron lamentación sobre ella, cuando vieron el humo de su incendio, y parándose lejos por el temor de su tormento, dijeron: ¡Ay, aya, de la gran ciudad de Babilonia, la ciudad fuerte; porque en una hora vino su juicio”.

17. ¡Te das cuenta! La corrupción del comercio en el templo afectó la liturgia de la nación. Los sumos sacerdotes se enriquecían de las ganancias de ese comercio pagano dentro del templo.  Flavio Josefo registra que el sumo sacerdote Ananías era "el gran procurador del dinero". Los gentiles ya tenían bajo control cierta área del templo parece con un floreciente comercio en sacrificios de animales, apoyado por la familia del sumo sacerdote.

18. Jerusalén o esta Babilonia no fue ninguna simple prostituta. Su castigo por medio del fuego indica que ella es la prostituía de clase sacerdotal (Apocalipsis 17:16.

19. A aquella ciudad nada la podía salvar en el año 70 d.C. Dios tenía que acabar con ese templo prostituido y esa casta de paganos sacerdotes que le hacían creer al pueblo en Jerusalén que eran los más dignos servidores de Dios, pero todo era una fachada externa de santidad porque nada de esto tenían por dentro.

20. Entonces, Jerusalén fue aquella Babilonia, la implacable enemiga de Dios, habiéndose convertido en habitación de demonios y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de toda ave inmunda y aborrecible, en contraste con la Nueva Jerusalén de Apocalipsis 21:27 donde "no entrará en ella ninguna cosa inmunda".

21. El decreto del ángel en Apocalipsis 14:8 aplicó las antiguas maldiciones a los rebeldes judíos del siglo primero, porque Israel rechazó a Cristo. Esa nación entera fue poseída por demonios más allá de toda esperanza de reforma. En Mateo 12:43 Israel fue comparado por Jesús como una guarida de demonios, “Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo, y no lo halla. 44Entonces dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando llega, la halla desocupada, barrida y adornada. 45Entonces va, y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero. Así también acontecerá a esta mala generación”. Entonces, la Jerusalén, que había sido la morada de Dios, ahora por sus abominaciones se ha convertido en morada inmunda de demonios para destrucción que recibió en el año 70 d.C.

22. ¿Por qué en el 70 Jerusalén o Babilonia la dejaron como dice Apocalipsis 17:16 desolada y desnuda; devorando sus carnes y quemándola con fuego? Porque Apocalipsis 17:3 dice que Jerusalén como una mujer ramera estaba sentada en un desierto y la palabra “desierto” es símbolo de “desolación” por sus pecados, y esto fue lo que Jesús profetizó del templo en Mateo 24:15 cuando dijo que los discípulos verían en el lugar santo la abominación desoladora, verían el desierto, tal como también Jesús se los dijo a lo escribas y fariseos en Mateo 23:18 “He aquí vuestra casa os es dejada desierta”.

23. En Apocalipsis 19:21 vemos la descripción de la última escena de la caída de la gran ramera, de Sodoma, de Egipto, de Babilonia, seudónimos de Jerusalén “Y un ángel poderoso tomó una piedra, como una gran piedra de molino, y la arrojó en el mar, diciendo: Con el mismo ímpetu será derribada Babilonia, la gran ciudad, y nunca más será hallada”. Sabemos que esta Babilonia fue la Jerusalén del año 70 d.C. porque el V:24 dice “Y en ella se halló la sangre de los profetas y de los santos, y de todos los que han sido muertos en la tierra”.

24. ¿Por qué se le juzgó? Porque el V:5 dice que “sus pecados habían llegado hasta el cielo, y Dios se había acordado de sus maldades”. En el año 70 cuando se produjo la caída de Jerusalén, según Apocalipsis 18:6 se le dio a ella como ella le pagó a sus profetas y apóstoles enviados para su salvación. 25. En el cáliz en que ella preparó la bebida, le prepararon a ella al doble. ¿Por qué fue necesaria la caída de Jerusalén o esa Babilonia? Para dar entrada al triunfó de Cristo y a la multitud de victoriosos que nos registra Apocalipsis 19:1-5 “Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro; 2porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella. 3Otra vez dijeron: ¡Aleluya! Y el humo de ella sube por los siglos de los siglos. 4Y los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron en tierra y adoraron a Dios, que estaba sentado en el trono, y decían: ¡Amén! ¡Aleluya! 5Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes”. El hecho de que cantaron confirmó la caída de Jerusalén en el 70.

26. Observa que se canta en el cielo, porque Dios juzgó a la gran ramera de Jerusalén y porque Dios vengó la sangre de sus siervos.

27. Estas palabras no se aplican a otra ciudad que no hubiera sido históricamente la Jerusalén del año 70 d.C. Fíjate, ¿Cuándo comienza el reinado de Dios Todopoderoso? Comienza cuando Jerusalén cae, Apocalipsis 19:6 dice “Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina!. La gran victoria del Mesías Jesús había sido obtenida; y su reino había alcanzado su pleno desarrollo, porque aquí se estaba cumpliendo 1 Corintios 15:24,25 “Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. 25Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies”.

28. Pero, ¿A qué estuvo asociada la caída de Jerusalén, y la manifestación plena del reino? A las nupcias del Cordero, V:7 “Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. 8Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos”.

29. Esta fue la nupcia pública que estuvo prefigurada en las parábolas de las fiestas de bodas en Mateo 22 y en las diez vírgenes de Mateo 25. Es la escena de bodas del gran Rey, a la cual rehúsan venir los primeros invitados, que maltrataron y mataron a los mensajeros del Rey. Ahora les ha sobrevenido el juicio: “El Rey envió sus ejércitos, y destruyó a aquellos asesinos, y quemó su ciudad” (Mateo 22:7).

30. Concluimos, entonces, que Jerusalén fue encontrada culpable de todos los cargos, y desde el año 66 hasta el año 70 d.C., sufrió los "días de retribución", el derramamiento de la ira de Dios, por haber derramado sangre inocente durante siglos.

31. ¿Por qué debía caer aquella pagana y sinvergüenza ciudad de Jerusalén en el 70? Para darle paso a lo que actualmente somos nosotros ¡La maravillosa y eterna nueva Jerusalén!.

Dr Rey Estrada
 
Escatología 70...
El misterio de Dios consumado
Reynaldo Estrada...
Instructor de Escatología Realizada
Correo: m12r26@gmail.com
http://vinculoperfecto.ning.com/
Otros estudios: http://preterismototal.blogcindario.com/usuarios/5813078-universidadupc.html
Facebook botón-like
 
Publicidad
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=