Descifrando la fecha de Apocalipsis-Parte 2

DESCIFRANDO LA FECHA DEL APOCALIPSIS - PARTE 2

Dr. Rey Estrada - Instructor de escatología realizada

1. Dice Apocalipsis 1:3 “3Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca”.

2. Hemos estudiado que el documento del Apocalipsis fue enviado a las siete iglesias o siete ciudades del Asia menor, para que los ángeles o pastores de ella lo leyeran y al enseñarlo pudieran oír las palabras de esa profecía. Estas siete iglesias con sus miembros en cada ciudad, debían guardar las cosas en ellas escritas; porque el tiempo de la segunda venida de Cristo en sus días estaba cerca.

que la conclusión, el contemplamiento y la consumación de dichos eventos a los ojos de Dios ya fueron un hecho o una realidad. ¡Hecho está!.

4. Apocalipsis es la carta de consuelo escrita para los creyentes que enfrentarían la persecución romana luego del incendio de Roma por la bestia Nerón.

5. La controversia respecto a la fecha del Apocalipsis es entre el antes del año 70 d.C. y el después del año 96 d.C.

6. Si Apocalipsis fue escrito antes de la destrucción de Jerusalén, la física y terrenal, antes del año 70 d.C. entonces, la iglesia hoy y ahora es la santa ciudad del cielo de Dios y es la nueva Jerusalén libre caminando bajo el gobierno espiritual, celestial y eterno de un cielo nuevo y una tierra nueva como ataviada para su marido, según Apocalipsis 21:1.2.

7. Quitada la antigua Jerusalén terrenal, entrada la nueva Jerusalén celestial. Lo primero es lo terrenal, luego lo espiritual. Primero fue la Jerusalén terrenal

con sus hijos en esclavitud según Gálatas 4:25, luego, la libre, que es la Jerusalén de arriba según Gálatas 4:26.

8. ¿Qué se necesitaba para que entrara la vigencia actual y celestial de la Jerusalén de arriba, la madre de todos nosotros, la libre, la santa ciudad del cielo de Dios que es la nueva Jerusalén? Se necesitaba que la predicción expresada por el Señor Jesús en Mateo 24:2 se cumpliera, y Lucas 21:20-22 dice que a Jerusalén le vinieron sus días de retribución, para que se cumpliera todas las cosas que estaban escritas de ella, y en el año 70 d.C. de esa Jerusalén terrenal no quedó piedra sobre piedra.

9. Después del año 70 d.C. no quedó “piedra sobre piedra” de la vieja Jerusalén; porque según 1 Pedro 2:5 quedamos las piedras vivas, los edificados como casa espiritual, que somos la nueva Jerusalén, la nación santa de 1 Pedro 2:9, la santa ciudad del cielo de Dios de Apocalipsis 21:2, donde esta maravillosa ciudad según Apocalipsis 21:23 no tiene necesidad

de sol ni de luna que la brillen; porque la gloria de Dios la ilumina y los que son esa ciudad, reinan por los siglos de los siglos según Apocalipsis 22:5.

10. Si en su efecto, Apocalipsis fue escrito después del año 96 d.C. entonces, las cosas, las visiones y el tiempo de este cumplimiento no es una inminencia  (que iba a suceder pronto en aquellos días de las siete iglesias), sino una trascendencia (que sucedería después de muchos siglos y ya llevamos XXI siglos.

11. Si Apocalipsis fue escrito antes del año 70, las declaraciones de los eventos catastróficos en ese documento de Juan, tuvieron que estar marcados por un evento magno e histórico conocido en sus tiempos, ¿Qué conocían todos en esa generación? Conocían el juicio de Dios sobre el templo y Jerusalén para darle fin a la dispensación predominante del judaísmo religioso.

12. Pero si Apocalipsis fue escrito después del año 96, entonces, hay que escudriñar la historia para que

nos indique (después del año 70 d.C.) la fecha de la última destrucción del templo y de Jerusalén como ciudad sagrada de Dios; pero la historia lo que no muestra hoy y ahora es el “muro de los lamentos” en Jerusalén, pero no una ciudad sagrada con un templo sagrado. Después de la destrucción de Jerusalén y del templo, no hay “lugares sagrados”, Dios ya no habita en templos hechos por mano del judío ni del gentil o del hombre según Hechos 17:24.

13. Si Apocalipsis fue escrito antes del 70, entonces, el altar, el pueblo y el templo según Apocalipsis 11:1-3 estarían todavía en pie o vigencia; porque se le ordena a Juan “medir” el templo y “medir” es símbolo de destrucción no de reconstrucción del templo y ese “medir” para destrucción del altar, del pueblo y del templo se comenzó a dar antes del año 70 d.C.

14. Si Apocalipsis fue escrito en el  96 d.C. ¿A dónde está el altar, el pueblo y el templo para poder medirlos, si fue destruido en el año 70 d.C. cumpliéndose todo lo escrito tocante a ello. Si Dios

después del 70, no habita en templos por la mano del hombre, tampoco recibe altares hechos por la mano del hombre.

15. Después del año 70, ¿En qué pueblo habita Dios? Primero, debemos comprender que según Romanos 2:28,29 no es judío o pueblo de Dios el que lo es exteriormente en la carne, sino que es judío o pueblo de Dios el que lo es en lo interior en el espíritu, ahora, como después del año 70 a los ojos de Dios, en el nuevo orden de Dios, no hay altar, no hay judío en la carne, no hay templo y ni Jerusalén terrenal, según Apocalipsis 22:3 el tabernáculo de Dios es con los hombres, donde Dios está con ellos como Su Dios, ¿Por qué es posible que el tabernáculo de Dios con los hombres? Porque 2 Corintios 5:19 dice que Dios en Cristo los reconcilió consigo mismo.

16. ¡Te das cuenta! El pueblo de Dios no tiene que ver con carne, ni raza, ni color, ni nacionalidad. El pueblo hoy y ahora según Colosenses 3:11 es aquel

que El mismo reconcilió. En ese pueblo ya no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos. Cristo es el tabernáculo espiritual, celestial y eterno.

17. Si Apocalipsis no se ha cumplido, entonces, no hay tabernáculización de Dios con los hombres; no hay eternidad; no hay plena realización para disfrutar al Dios eterno; no hay plenitud de vida eterna; no hay gloria de Dios; no hay reinado y no hay reino eterno de Dios funcionando.

18. Pero Apocalipsis 21:6 dice Hecho está y como todo está hecho, entonces, la iglesia hoy y ahora está disfrutando la plenitud del reino de Dios.

19. El reino de Dios en Su naturaleza es espiritual, celestial y eterno, pues, Jesús le dijo a Pilatos “mi reino no es de este mundo”. Estamos hoy y ahora y por siempre en un reino donde la carne ni la sangre, lo mortal ni lo corruptible podrán heredar el reino de Dios, porque Su reino es espiritua, celestial y eterno. Esta es su verdadera naturaleza. 

 

 

Dr Rey Estrada
 
Escatología 70...
El misterio de Dios consumado
Reynaldo Estrada...
Instructor de Escatología Realizada
Correo: m12r26@gmail.com
http://vinculoperfecto.ning.com/
Otros estudios: http://preterismototal.blogcindario.com/usuarios/5813078-universidadupc.html
Facebook botón-like
 
Publicidad
 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=